River volvió a tropezar en la Superliga, esta vez ante Patronato en el Monumental

“El Millonario”, que venía de dos derrotas consecutivas, cayó 3-1 ante el conjunto de Entre Ríos que pelea la permanencia.


Patronato de Paraná se aprovechó hoy del desconcierto que vive River en este reinicio de la Superliga luego del título en la Copa Libertadores y lo derrotó por 3 a 1 en el estadio “Monumental”, por la decimosexta fecha.

El delantero Gabriel Ávalos, refuerzo para este segundo tramo de la temporada, fue el gran protagonista de la calurosa noche al anotar los tres goles del conjunto entrerriano dirigido por Mario Sciacqua.

Ávalos, de último paso por Godoy Cruz de Mendoza, demostró su amplió abanico de definiciones con un remate cruzado a los 12 minutos, un estético cabezazo a los 35 y una hermosa “picota” a los 53, siempre asistido por Gabriel Compagnucci.

River, que presentó en su mayoría una juvenil alineación, descontó a los 17 minutos del complemento con un gran remate de media distancia de Cristian Ferreira, pero no pudo evitar la tercera derrota consecutiva en la última semana, todas en el “Monumental”.

Pese a la victoria, el “Patrón” no logró salir de la zona de descenso a la Primera B Nacional, aunque quedó a un punto de San Martín de San Juan, con un partido más.
La “apuesta” de Gallardo, según sus propias palabras, de incluir un equipo juvenil y darle la chance a los chicos de sus Inferiores no le salió del todo bien.
Es cierto que no tuvieron responsabilidad directa en los tantos que rompieron el partido, que casualmente llegaron por errores de jugadores más experimentados.

A los 12 minutos, un mal pase de Palacios y un mal control de Zuculini, fue aprovechado por Compagnucci, que metió un pase bárbaro a la espalda de Sibille para Ávalos, que se tomó su tiempo y definió cruzado para hacer inerte la estirada de Lux.

No le funcionaron los laterales a Gallardo (Mayada y Moreira), porque su equipo centralizó demasiado el juego y se topó con el bloque defensivo de la visita.

A los 36 minutos, otra mala entrega en mitad de cancha, esta vez de Mayada, generó un contragolpe justo en el sector que debía custodiar el uruguayo, donde apareció Compagnucci para sacar un centro al punto penal que fue impactado bárbaro en el aire por Ávalos para el 2-0.

Recién a los 45, antes del descanso, River volvió a aproximarse al arco de Bértoli -lo había hecho con un par de centros en el inicio del partido- con un tiro de media distancia de Palacios, que se fue cerca del palo izquierdo.