Ponerse en marcha

Dejar la vida sedentaria requiere de conciencia y preparación para evitar lesiones y frustraciones. Aquí un punteo para considerar.

Tomar la decisión es el primer paso inteligente para la salud en general. Moverse en clave para mantenerla y potenciarla. Por ello, sea para apostar a un objetivo de alto impacto o para estar activo, hay animarse y empezar.

* No pretendas correr una maratón el primer día. Tomátelo con calma. De nada a algo es lo correcto, no de nada a todo.

* Si te parece que no rendís como en otro momento, no te desalientes. No estás en forma.

* Aceptá tus limitaciones con sabiduría: no te dejes vencer ante el primer traspié, tratá de superarlo con realismo. Habrá un lugar lógico al que puedas llegar…

* Dale tiempo al cuerpo para que se recupere luego de cada actividad.

* Recordá que los resultados se dan a mediano plazo, de modo que no esperes que de una semana a la siguiente se transforme tu realidad corporal.

* Acompañá tu nueva mirada saludable con algún pequeño cambio alimentario. Bajar la ingesta de grasas, sumar frutas y verduras. No es preciso ponerse fanático, sólo hacer un pequeño cambio a la vez.

* Tratá de hacer un swich: el deporte no es obligación. Tiene que ser fuente de placer. Vas a ver que poco a poco se va a convertir en ello.

* Garantizate de estar en condiciones: visitá a tu médico y que él esté al tanto del tipo de disciplina que vas a comenzar.

* Confiá en un especialista que te acompañe en el camino de entrenar: alguien que conozca de la disciplina y pueda hacer tu camino más seguro y eficaz.

Por Santiago Bustamante, personal trainer, @bstraining16.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 4 =