Denuncian que el gobierno violará el Código Nacional Electoral al eliminar los telegramas

El especialista informático, Ariel Garbarz, advirtió que con el sistema digital de emisión de información que contrató el Gobierno se infringe la norma que establece la obligatoriedad de enviar telegramas y se “abre la posibilidad de fraude”.


POR NICO LÓPEZ

Pese a la negativa del Congreso en 2017, el gobierno avanza a todo ritmo para digitalizar todo lo posible les elecciones de este año. A tal punto que desde la oposición ya advierten que el Gobierno violará el Código Nacional Electoral en caso de eliminar los telegramas.

En diciembre pasado, el ministerio del Interior contrató al Correo Argentino -empresa estatal que depende de la secretaría de Modernización que conduce Andrés Ibarra. A su vez, el Correo contratará a la compañía venezolana SmartMatic para realizar la carga digital del conteo provisorio.

Hasta ahora ese escrutinio se hacía a partir del envío de telegramas que llevan las firmas de los presidentes de cada mesa electoral del país, así como de los fiscales partidarios.

“Hay que insistir en que no se elimine el telegrama, porque esa es la única forma de constatar que no se cometió fraude. Están despapelizando la elección, eliminando ese papel donde están las firmas de cada uno de las autoridades de las mesas, lo que abre la posibilidad de fraude”, advirtió Ariel Garbarz, ingeniero electrónica y telecomunicaciones, a Diario Registrado.

En diálogo con este medio, el especialista informático recordó que “el Código Nacional Electoral establece la obligación de utilizar telegramas”, por lo “están violando la ley. Cuando termine la feria judicial hay que presentar un recurso de amparo porque están haciendo algo ilegal”, avisó.

En efecto, el artículo N°105 del Código establece que “terminado el escrutinio de mesa, el presidente hará saber al empleado de correos que se encuentre presente, su resultado, y se confeccionará en formulario especial el texto de telegrama que suscribirá el presidente de mesa, juntamente con los fiscales, que contendrá todos los detalles del resultado del escrutinio, debiendo también consignarse el número de mesa y circuito a que pertenece”.
Cuando en 2017 se debatió en el Congreso la incorporación del voto electrónico, Garbarz y otros especialistas evidenciaron la vulnerabilidad del método al demostrar que bastaba sólo con un teléfono celular para alterar los datos digitales.

El voto electrónico no sólo es cuestionado en Argentina. Por caso, destaca en estos días lo que sucedió en Congo. El país africano celebró elecciones mediante bajo esta modalidad con la empresa Miru Systems Co., la misma empresa surcoreana que el ministro Ibarra quería contratar en nuestro país. Ahora la oposición congoleña denunció fraude.