En repudio al Stand Británico en la feria de turismo WTM Latín América, el Gobernador solicitó intervención de las representaciones Diplomáticas Argentinas y Brasileñas      

Debido a la incorporación por parte del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte de un escritorio de comercio y turismo de las Islas Malvinas en la feria “WTM Latín América”, realizada en la ciudad de San Pablo, Brasil, el Gobernador Gustavo Melella se comunicó formalmente con el Embajador de la República Federativa del Brasil en Argentina como así también con el Embajador argentino ante ese país.

Al respecto el secretario de Malvinas, Antártida, Islas del Atlántico Sur y Asuntos Internacionales, Andrés Dachary, expresó que “en ambas misivas elevadas a las representaciones diplomáticas se manifestó el repudio ante esta nueva provocación británica, entendiendo que la presencia de miembros de las ilegítimas y pretendidas «entidades» o «autoridades»  isleñas en este tipo de ferias Internacionales pretenden construir apoyos en distintas partes del mundo a su ocupación de nuestro territorio y, en ese sentido, buscan no solo atentar contra nuestros legítimos e derechos soberanos sino también promocionar sus actividades económicas pretendiendo consolidar la presencia ilegal británica en nuestras Islas”.

Mira también  El Gobierno Provincial dejó sin abogados a la secretaría de comercio

El Secretario específico que la Provincia le solicitó al Embajador argentino en Brasil que arbitre los medios pertinentes para la formalización de las protestas ante los organismos responsables de la organización de la “WTM Latin America”, poniendo,  además, a disposición la colaboración de la delegación del Instituto Fueguino de Turismo (INFUETUR) que se encuentra integrando la comitiva encabezada por el Sr. Secretario de Turismo, Ambiente y Deportes del Ministerio del Interior, Daniel Scioli, en dicho evento.

Respecto a la misiva elevada a la Embajada Brasileña, Dachary detalló que “se le solicitó al Señor Embajador, Julio Bitelli, encontrar una solución congruente a su histórico apoyo a nuestros legítimos derechos soberanos respecto a la Cuestión de las Islas Malvinas para dar respuesta a estos actos provocadores de una potencia colonial que, valiéndose de la buena fe, intenta aprovecharse de la situación para menoscabar nuestros justos derechos y afianzar su posición”.