ATE denuncia a la gobernadora de Tierra del Fuego ante los mil trabajadores despedidos

El gobierno de Tierra del Fuego, encabezado por Rosana Bertone, del Frente Para la Victoria, inició un plan sistemático de despidos y avanza con armonizar la caja de jubilaciones de todos los trabajadores que incluye la eliminación del 82% móvil.


 

En el paquete de medidas se contempla la reducción de personal: 250 talleristas, 800 trabajadores de la administración central y la reducción de sueldos, aplicando medidas neoliberales ya utilizadas en la provincia en la década del ´90.

Para el kirchnerismo, achicar el gasto incluye no sólo la reducción del personal en la administración pública, sino que
modifica la estructura eliminando jefaturas y direcciones. Además de aumentar la edad jubilatoria de los estatales, tanto para hombres como para mujeres.

Mira también  Gonzalez: “No es un proyecto que nos trascienda a las mujeres”

En una sesión ordinaria realizada entre el 8 y el 9 de enero, el nuevo gobierno presentó y aprobó una batería de leyes de
reforma del IPAUSS, emergencia previsional, tarifaria y el código fiscal. Para ello se valió de la mayoría automática que
tiene en la Legislatura. El FpV tiene mayoría en ambas cámaras, gobierna los tres municipios (Río Grande, Tolhuin y Ushuaia) y todos los Concejos Deliberantes le responden a la Gobernadora.

La leyes aprobadas vienen a garantizar un ajuste los estatales, pero también a toda la sociedad fueguina ya que prepara el camino para aumentar impuestos inmobiliarios y de rentas a los monotributistas de menores ingresos que adherían al régimen simplificado, que llevarán a que el ajuste se traslade a los precios de alquileres, ventas y prestaciones de servicio.

Mira también  Se pone en marcha el plan de recambio de cámaras pluviales

Como si esto fuera poco, y a modo de ejemplo, Daniel Rivarola, Ministro de Trabajo de Tierra del Fuego, presentó hoy su renuncia porque “no puedo ser insensible con algunas cosas que están sucediendo”. Además de manifestarse en desacuerdo con los despidos “porque la administración pública sí los necesitaba”, de la situación de precariedad laboral de los beneficiarios de planes y, fundamentalmente, por el “trato a los 250 talleristas despedidos”.

Ante esto, Darío Orellano, dirigente nacional de ATE, señaló que “con la misma violencia que el gobierno nacional está
llevando a cabo los despidos en el Estado Nacional, la gobernadora del Frente para la Victoria, está dejando a miles de trabajadores en la calle”. Y añadió: “Nosotros no estamos dispuestos a dar ni un paso atrás para relegar ningún derecho y mucho menos un solo despido”, cerró el dirigente.