Cada vez más chicos se suman al taller de Huertas de Casa de Jóvenes

El Municipio, en el mes de julio, abrió las puertas del Vivero de Casa de Jóvenes. A través del mismo, se busca brindar mayor acompañamiento a la comunidad y, principalmente, a las personas que se encuentran bajo tratamiento o atravesando una situación en relación a su salud mental. Se trata de un espacio socio-comunitario dedicado al encuentro, la socialización y el cuidado.

El Vivero de Casa de Jóvenes es utilizado por las y los riograndenses para la adquisición y puesta en práctica de conocimientos vinculados a los procesos de siembra, cultivo, trasplantar y el cuidado de una huerta orgánica. A través de este espacio, se busca seguir fortaleciendo las acciones de salud mental a partir de la participación y el aprendizaje.

Mira también  Realizan tareas de limpieza en el perímetro del predio de la fabrica incendiada

Su puesta en funcionamiento amplió la participación de los vecinos y vecinas al taller de Huerta que se dicta en Casa de Jóvenes, donde aprenden sobre germinación, preparación de la tierra, bioindicadores y a realizar remedios caseros en base al conocimiento adquirido. 

Se destaca que el Vivero está acondicionado para que las personas con discapacidad realicen cómodamente las actividades, permitiendo, a partir de esto, la articulación con el Centro de Educación Permanente para Jóvenes y Adultos con Discapacidad (CEPJAD), el Centro de Actividades Alternativas para Personas con Discapacidad (CAAD) y la Escuela Especial N°2.

De esta manera, el Municipio sigue generando espacios de participación y aprendizaje que promuevan el acompañamiento permanente de las juventudes riograndenses.