Asunción de nuevas autoridades navales en Río Grande

El coordinador de Gabinete y Control de Gestión, Lic. Agustín Tita y la secretaria de Innovación y Modernización, Prof. Laura Rojo, acompañaron la asunción de las nuevas autoridades de unidades navales en la ciudad.

El Comandante de la Fuerza de Infantería de Marina Austral, Capitán de Navío de IM Néstor Carlos Bueno, encabezó los cambios de Comando del Batallón de Infantería de Marina N° 5 Escuela –BIM 5- y del Destacamento Naval Río Grande DNRD. El acto se llevó a cabo en la Plaza de Armas del mencionado Batallón y tuvo el acompañamiento del presidente del Concejo Deliberante Alejandro Nogar, a cargo de la Intendencia, y la concejal Verónica González, entre otras autoridades.

Durante la ceremonia, el Capitán Néstor Carlos Bueno, Comandante de la Fuerza de Infantería de Marina Austral –FAIA- puso en funciones al nuevo Comandante del BIM 5, Capitán de Fragata de IM Maximiliano Jesús Vega, quien reemplazó en el cargo al Capitán de Fragata de IM Edgardo Gabriel Terza. Consecutivamente, el comandante de la FAIA también puso en funciones al titular del Destacamento Naval Río Grande, Capitán de Corbeta de IM Christian Gabriel De Gregori, quien suplantó en este comando al también Capitán de Corbeta de IM Horacio Rodrigo Sánchez.

Mira también  Sin cobro de haberes para empleados públicos procesados por violencia de género

“RIQUEZA PROFESIONAL Y ENTREGA DESINTERESADA”

Al hacer uso de la palabra, el Capitán Terza destacó el acompañamiento de la sociedad fueguina a las actividades institucionales del querido Batallón, que tiene una significación muy especial en el corazón de los riograndenses ya que es una institución fundamental en la historia de la ciudad.

El militar resaltó que “he formado parte y conducido a la que considero la unidad más destacada y emblemática de nuestra infantería de marina” y asimismo confió que el BIM 5 “ha sido mi primer destino y en la que di mis primeros pasos como Oficial de la Marina de Guerra”.

Terza se sumó al Batallón a finales de 1992, entonces joven oficial, años después –en 2006 y 2007- fue Segundo Comandante de esta histórica unidad militar, hasta que finalmente llegó a comandarla durante el último año.

Mira también  La provincia reclama más de 375 millones a la empresa Tierra del Fuego Energía y Química S.A.

Además de agradecer a la superioridad por tamaña responsabilidad, el jefe militar agradeció a todo el componente naval que lo alentó a desempeñar su función como asimismo a todos los estamentos de la sociedad que tienen un gran cariño por el Batallón y que le han prestado colaboración para que puede cumplir las funciones encomendadas por la Constitución de la Nación y las leyes.

Al desear buena ventura a su reemplazo, destacó el nivel de adiestramiento alcanzado por los infantes de marina que condujo. “El secreto de los lauros que este Batallón ha recibido en el 2015, se basó íntegramente en la riqueza profesional y la entrega desinteresada de quienes me acompañaron en mi gestión”, elogió el Capitán Terza.

“Hicieron prevalecer sus condiciones y capacidades profesionales junto al orgullo de pertenencia en cada tarea ordenada. Su espíritu de cuerpo y la cohesión son cualidades relevantes dignas de mención”, completó el Comandante saliente.

Mira también  ANMAT prohibió la venta y comercialización de un marca de ibuprofeno

En tanto el Comandante saliente del DNRD, compartió que su designación al frente de esta unidad logística exactamente hace un año atrás, le permitió ejercer uno de los desafíos más importantes para un oficial y es ser Comandante, “que es el anhelo y aspiración de todo oficial del Cuerpo de Comando”.

El Capitán Sánchez, asimismo, valoró el compromiso de todos los integrantes del Destacamento Naval y observó la heterogeneidad que existe en unidades de este tipo donde hombres y mujeres –tanto militares como civiles- tienen múltiples funciones altamente especializadas y con diversas orientaciones “que conforman un verdadero equipo de trabajo”, dijo el oficial naval a la vez que observó que este trabajo mancomunado, colectivo, “no se puede medir en tiempos, sino en resultados, porque la logística no es un fin en sí mismo”.