Lejos de los trabajadores, Martínez cedería ante Perez y Ríos

Así lo confirma un portal de noticias de la Capital www.lapoliticaonline.com. El dirigente sindical tiene problemas para sostener la boleta, pero tiene votos de los trabajadores.

El dirigente de la UOM y diputado nacional Oscar “Zurdo” Martínez es presionado por el arco político que integran el candidato de La Cámpora, Martín Pérez, y la ex gobernadora Fabiana Ríos para bajar su candidatura.

Con poca presencia en Ushuaia pero con un caudal importante de votos en la ciudad de Río Grande, el dirigente de la UOM tiene problemas para sostener la boleta que lo lleva como candidato nuevamente a diputado nacional.

Desde hace unas semanas, el mismo Martín Pérez, salió a presionarlo en los medios exigiéndole que “revea su posición”, hostigándolo para que se haga a un lado y le pida a su gente que lo voten a Pérez.

Mira también  UCR fueguina solicitó a Kulfas prórroga del sub-régimen

Según los últimos sondeos, el dirigente sindical tiene una imagen negativa muy alta, pero aún conserva votos de los trabajadores de las fábricas fueguinas que le siguen confiando la conducción. En 2013, el “Zurdo” se convirtió en diputado nacional en pleno auge industrial y con el acompañamiento de los trabajadores metalúrgicos.

El “Zurdo” termina su mandato en diciembre y no tiene posibilidades de ganar la elección para renovar su banca, una situación difícil que lo obliga a acordar o ceder a las presiones.

Por eso, tanto Pérez como Fabiana Ríos buscan bajar a Martínez para captar esos votos y poder darle más pelea a los candidatos de la actual Gobernadora Rosana Bertone, quien conformó un frente con el Partido Justicialista y hoy lidera los sondeos en un escenario que podría volverse complicado para Pérez si el Zurdo no cumple el presunto acuerdo o si simplemente no logran bajarlo.

Mira también  Boyadjian: "La industria vive el presente con incertidumbre"

El problema que además tiene Martínez es que los trabajadores que lo acompañan no están interesados en acuerdos, ni tampoco quieren ser víctima de ninguna estrategia electoral que no los represente.

Los casi 10.000 empleados industriales que hoy trabajan en las fábricas fueguinas están plantados en resistir los daños que la política nacional les ha causado y no esperan ningún acuerdo, sino hacerse escuchar en las próximas PASO y demostrar fuerza al poder político; es por eso que se resisten a quedar encasillados en el frente de La Cámpora y Ríos.